jueves, 27 de octubre de 2011

Los libros de Polito, de Mayte Sánchez Sempere

Ya está aquí Polito, el niño amarillo que viaja por el espacio en una nave morada.
Polito visita extraños planetas y ayuda a sus habitantes: les enseña a contar, los colores, las formas... ¡hasta enseña a una estrella muy cochina cómo tiene que asearse!
Escritos e ilustrados por una servidora. Publicados en Castellano, Gallego y Catalán por la editorial Edicions do Cumio.
En la página de la editorial podéis encontrar más información e incluso echar un pequeño vistazo a alguna página interior.

Yo sólo puedo decir que me encanta.

jueves, 13 de octubre de 2011

Mayores Cuentistas.
Entre las ruinas, un cuento ilustrado de Víctor Vergara

Durante las noches la luna ilumina las ruinas del antiguo edificio industrial ya exento de techumbres y tejas. Brillo plateado en las hojas del álamo testigo, desnudez de la piedra. Escaleras y dinteles que un día fueron traspasados por obradores laboriosos y que hoy sólo conducen al pozo ciego del pasado y sus esqueletos. Croan las ranas mientras las aguas del río descienden lentas y silenciosas expulsando aromas de cieno y retamas. Y una voz escondida murmura algo dulce entre los juncos húmedos...

Un pavimento de pulimentadas ruedas de molino forma un camino de firme eternidad, construido para cruzar las aguas nocturnas del río y llegar al antiguo molino árabe clausurado y al extenso y espeso pinar invisible en la oscuridad.

Algo cae desde la estratosfera, más allá de las altas copas de los árboles visibles bajo la luz de la luna : ¿chatarra espacial?, ¿fracturas de meteoritos?, ¿restos desintegrados de nave neutrina que desoyendo a Albert Einstein perdió el control después de atravesar galaxias?, ¿o excusas para pedir deseos en silencio?...

Los mejores eventos suceden cuando existen pocos testigos (que puedan contarlo : los árboles, las piedras,...no pueden contarlo.)

Mientras tanto, se oye una conversación dulce bajo los juncos húmedos junto al río.



- Sic sic suami basi- le dice ella a él. 

Y no debe de ser nada malo porque él ha sonreído con ternura y le ha acariciado la mejilla. Después han girado sobre sus ejes los dos cuerpos diminutos enfundados en paños como de terciopelo y han desaparecido a través de un estrecho hueco entre la piedra húmeda y la enredadera, portando algo cristalino y muy luminoso en la manita. Sólo permanece el croar múltiple de las ranas taciturnas junto a la orilla del río, las únicos testigos del suceso.

Texto e ilustración: Víctor Vergara

miércoles, 5 de octubre de 2011

Los hijos de Ratón Pérez, ilustrado por Lorena (6 años)


A Fermín Gigantón se le ha caído un diente
y espera esta noche al Ratoncito Pérez.
Es un diente muy grande, casi como una casa
porque en Gigantilandia todo es supertalla.

Ratón Pérez lo sabe y suspira, cansado:
“Otro diente gigante, otra noche agotado”.

Sus hijos que le escuchan deciden actuar:
“Somos ya muy mayores, podemos trabajar,
hoy iremos contigo te vamos a ayudar
así terminas antes y puedes descansar”.

Monta a sus quince hijos en una furgoneta,
la llena de palancas, escaleras y cuerdas
y entre alegres canciones empieza la excursión
que acabará en la casa de Fermín Gigantón.

Ratón Pérez y familia se mueven con sigilo,
se acercan a la cama…¡y ahí empieza el lío!

“¡Ratones a montones! ¡Socorro, es una plaga!”
La mamá de Fermín grita y se desmaya.

Con el susto, Fermín se despierta de golpe,
pega un salto en la cama, rueda el diente, da un bote
y le aplasta la cola a dos hijos ratones
que se alegran “¡Que suerte, mañana, no iré al cole!”

Con los trece hijos sanos las palancas y cuerdas,
Pérez mete el diente en su gran furgoneta
y Fermín, que los ve, grita: “¡Mami, despierta,
que se llevan mi diente y no traen la moneda!”

La mamá Gigantón corre a buscar la escoba,
les perdigue y chilla: “¡Largo de aquí, escoria!”

La furgoneta arranca y esquiva el escobazo,
Ratón Pérez e hijos se ahorran el trastazo
y al llegar a casa el padre, suspirando,
les dice a los chicos: “Mejor id estudiando,

haced una carrera, encontrad un trabajo,
que esto de los dientes es muy,
muy arriesgado”.


Poema de Mayte Sánchez Sempere

martes, 4 de octubre de 2011

Me lo pido


Este libro es el primero de la colección
Los versos del Caracolefante,
editorial Latas de cartón.
En cuanto pueda le echo el guante.