jueves, 13 de octubre de 2011

Mayores Cuentistas.
Entre las ruinas, un cuento ilustrado de Víctor Vergara

Durante las noches la luna ilumina las ruinas del antiguo edificio industrial ya exento de techumbres y tejas. Brillo plateado en las hojas del álamo testigo, desnudez de la piedra. Escaleras y dinteles que un día fueron traspasados por obradores laboriosos y que hoy sólo conducen al pozo ciego del pasado y sus esqueletos. Croan las ranas mientras las aguas del río descienden lentas y silenciosas expulsando aromas de cieno y retamas. Y una voz escondida murmura algo dulce entre los juncos húmedos...

Un pavimento de pulimentadas ruedas de molino forma un camino de firme eternidad, construido para cruzar las aguas nocturnas del río y llegar al antiguo molino árabe clausurado y al extenso y espeso pinar invisible en la oscuridad.

Algo cae desde la estratosfera, más allá de las altas copas de los árboles visibles bajo la luz de la luna : ¿chatarra espacial?, ¿fracturas de meteoritos?, ¿restos desintegrados de nave neutrina que desoyendo a Albert Einstein perdió el control después de atravesar galaxias?, ¿o excusas para pedir deseos en silencio?...

Los mejores eventos suceden cuando existen pocos testigos (que puedan contarlo : los árboles, las piedras,...no pueden contarlo.)

Mientras tanto, se oye una conversación dulce bajo los juncos húmedos junto al río.



- Sic sic suami basi- le dice ella a él. 

Y no debe de ser nada malo porque él ha sonreído con ternura y le ha acariciado la mejilla. Después han girado sobre sus ejes los dos cuerpos diminutos enfundados en paños como de terciopelo y han desaparecido a través de un estrecho hueco entre la piedra húmeda y la enredadera, portando algo cristalino y muy luminoso en la manita. Sólo permanece el croar múltiple de las ranas taciturnas junto a la orilla del río, las únicos testigos del suceso.

Texto e ilustración: Víctor Vergara

No hay comentarios:

Publicar un comentario